Wikipedia: 15 años trabajando por el procomún

El pasado día 15 de Enero la Enciclopedia más famosa cumplió 15 años: mucho tiempo de trabajo colaborativo con el fin de crear una fuente de conocimiento libre y común. Innolid, sede de Wikimedia España, brazo derecho a nivel nacional de la fundación norteamericana que soporta y difunde el trabajo de Wikipedia y sus proyectos anexos; fue escenario el sábado 16 de un encuentro amistoso entre eruditos wikipedistas, activistas de la cultura libre y curiosos de la innovación y la cultura digital en el que pudimos no sólo aprender y debatir de la mano de Javier de la Cueva -abogado experto en propiedad intelectual y doctor en Filosofía- y Lourdes Cardenal -una de las primeras wikipedistas-, sino también cantar el cumpleaños a esta joven y disfrutar de una preciosa freak-tarta. 

Si bien Wikipedia cuenta también con claroscuros como deja ver Patricia Horrillo en eldiario.es, debidos a la dificultad de establecer la relevancia de los temas a tratar así como a la reproducción de desigualdades sociales como la brecha de género en la producción de entradas; a lo que se añade la escasa fiabilidad que aún tiene para muchos docentes; la opinión sobre Wikipedia es unánime: la relevancia de esta nueva fuente de conocimiento es incuestionable. El uso diario de la web lo demuestra. Y no sólo el uso, también la cantidad de editores que trabajan día a día por aportar nuevo conocimiento y liberarlo. 

Javier de la Cueva señaló en su charla la importancia de Wikipedia en el marco de protección del procomún, su aportación a la democracia y su marco societario: 

Aunque las prácticas colaborativas cuentan ya con antecedentes neolíticos, la herencia del siglo XVIII y su invención de la propiedad intelectual es para nosotros un gran peso que depende de una doble concepción: por un lado se entiende como protección del derecho del intelectual que tiene que poder limitar el uso de su creación; por otro trata de expandir el conocimiento. De modo que disponemos de una legislación que trata de cubrir ambos flancos estando cada uno, sin embargo, en un extremo. Wikipedia es, en este sentido, una resistencia del conocimiento extensivo en un mundo hostil marcado por las leyes del mercado, que no entiende las leyes humanas del compartir. 

Es en ese nuevo-viejo modo de relacionarse basado en intercambios desinteresados, en el que se construye el procomún, aquello que es de todos y de nadie, como indicó Antonio Lafuente en su famoso artículo. En dicho texto, se señalaba el entorno del procomún digital como uno de las mayores potencias de producción intelectual, en la línea -como dijo de la Cueva- de la tradición abierta por el primer secretario de la Royal Society Henry Oldenburg, quien en 1665 publicó las "Philosophical Transactions", la primera revista científica abierta al conocimiento general y a la discusión pública. 

Dicha discusión entendida como un modelo de auditoría ciudadana basado en la transparencia y la participación, es el modelo de democracia directa sobre el que se apoya Wikipedia. Y esto sólo es posible en la medida en la que se activen los principios de legalidad y de comunicabilidad: en nuestros estados las normas deben estar escritas y ser accesibles y visibles, pero además deben contar con la realidad de que hoy es la tecnología la que modifica la ley, al estipular sus aplicaciones y usos en todo tipo de servicios públicos online. Debemos reflexionar sobre esta arquitectura tecnológica para no caer en el sonambulismo tecnológico, señaló de la Cueva; y Wikipedia nos ayuda a ello. 

El testimonio de una veterana como Cardenal fue una interesantísima aportación: no sólo porque nos puso al día de la evolución que había sufrido la enciclopedia, sino porque nos descubrió algunas de sus dificultades. Las nuevas generaciones no saben qué es eso de utilizar pesadas enciclopedias de varios tomos que se quedaban pronto obsoletas y cuya calidad era, en ocasiones, deficiente. A partir de 2001 gracias primero a Jimmy Wales y Larry Sanger y después a una comunidad de miles de personas, una nueva posibilidad se abre al conocimiento que, acompañada por la extensión del uso de los smartphones, es hoy toda una revolución: todo el mundo al alcance de la mano. Y nadie cobra. Por eso, cuando llegó el momento en que algunos quisieron introducir publicidad en la web, se produjo una escisión: el fork español. Un grupo de antiguos wikipedistas conformaron por su cuenta la Enciclopedia Libre Universal en Español, con la que se produjo una cierta rivalidad que sirvió de acicate para la mejora de Wikipedia. Como contraste, el año pasado Wikipedia recibió el Premio Princesa de Asturias a la Cooperación Internacional, que Cardenal recogió tras casi 13 años editando por el procomún. 

Los activistas de la cultura libre no somos muchos, pero estamos concienciados y tenemos fuerza suficiente, a pesar de que nos hagan creer lo contrario. Detuvimos la Ley SOPA, la Sinde y recientemente la iniciativa europea. Aaron Swartz es prueba de todo ello. Reivindiquemos, con de la Cueva el lema hacker del valor del poder de uno. 

© David Pérez (DPC), Wikimedia Commons, License cc-by-sa-4.0