Un Hackcamp en Sevilla y una despedida

Para los que arrancamos ahora, pensar en una mayoría de edad parece muy, muy lejano. Hay mucho trabajo que hacer, muchas manos que tender y muchísimo que aprender (juntas).

Eso mismo es lo que llevan haciendo durante 17 años los integrantes del colectivo Zemos98 organizando su festival. Pero ellos no van a llegar a los 18. La tarea se ha vuelto demasiado ardua, los responsables políticos no ofrecen más que desplantes y no se atisban signos de mejora. No se equivoquen, el trabajo de Zemos98 es sin afán de lucro, si bien no tienen intención de que sea todo gasto. Su política es la de una sostenibilidad basada en un justo intercambio. Precios razonables y liberación de contenidos. Mucho "common" y mucho "copylove", que es en lo que creen y para lo que se sirven de internet. Pero se ha acabado esta lucha y ahora miran hacia otros objetivos, diluyéndose en una marea de protestas democráticas más que sanas y plurales a la que deberíamos lanzarnos todos.

El 17 Festival Zemos98 será el último y así se despide de él el colectivo: arguyendo ninguneo político y precariedad cultural. [Esta maldita precariedad a la que hace muy poquito mencionaba Elena Vozmediano en un extenso artículo.] Aunque triste, esta despedida contará con la misma fuerza puesta en otras ediciones, sino más -auguramos-. Zemos98 volverá a condensar el trabajo colectivo, la reflexión y la práctica crítica y el empoderamiento digital en Sevilla entre los días 15 y 18 de abril. Y lo harán bajo el lema #ReclaimtheCommons. 

Ya hablé en este mismo blog en otra ocasión de los "bienes comunes" (demasiado poco citados), que no ofrecen sino una nueva (vieja) forma de concebir la propiedad, construida y cuidada colectivamente. Estos comunes -expropiados en el proceso de privatización capitalista- son la demanda de muchos colectivos, más específicamente de colectivos/plataformas/movimientos que trabajan en torno a lo que esta era digital nos depara, mucho más allá de la innegable alienación. De ahí el interés de formular nuevos modos de gestionar derechos de propiedad intelectual, de ahí la necesidad de establecer redes de cooperación locales y fuera de lo local que se sirvan de las conexiones en tiempo real y del nivel del flujo informativo y las fisuras de la red. De ahí también el "gusto" por re-pensar los nuevos medios y dicho flujo informativo con la intención de generar ecosistemas audiovisuales sostenibles que generen pensamiento crítico, porque "Everyone can be a remixer". 

¿Cómo van a reclamar los comunes en esta última edición? Han organizado una especie de campamento para hackers... un HackCamp lo llaman y pretende ser una reunión al estilo Hackaton, esto es: citas para desarrollar dinámicas horizontales de aprendizaje colectivo y abierto en las que se llevan a cabo determinados proyectos en términos teóricos y prácticos. En la cita colabora el proyecto "Radical Democracy: Reclaiming the commons" producido por Doc Next Network y apoyado por la European Cultural Foundation y la Open Society Initiative for Europe. Cuentan con un Networked Medialab que lleva trabajando unos meses conformado por 20 realizadores, activistas y hackers de diferentes países, así como con la Doc Next Media Collection, un archivo de vídeos socialmente comprometidos y narrativas experimentales. A ellos ya se han sumado algunos como la Fundación de los Comunes, Hamaca, Belén Gopegui y un etc.

Sus objetivos son : reflexionar sobre qué aportan los nuevos medios a los comunes, sobre los cuidados (y autocuidados) en relación a las luchas sociales -porque ellos no son los únicos que se ahogan- y fortalecer una red pan-europea de trabajo en torno a los comunes. 

Para ello, han establecido tres puntos de trabajo que se articularán en mesas de debate:

1. #Campaign4theCommons: nuevas narrativas para reforzar el trabajo sobre los comunes

2. #Openvideo4theCommons:  Nuevas interfaces de vídeo, clasificación de archivos e invitación a la remezcla

3. #Caring4theCommons: cómo proteger los bienes comunes

y además, cine, teatro y conciertos y código fuente audiovisual (o selección de vídeos de referencia acompañados de charla) ...

Una triste, triste despedida. Aunque sabemos que no es definitiva. La lucha y la crítica continúan. 

Reclamemos los comunes.