Realidad virtual y live cinema en Seminci: más allá del cine expandido

Una edición más de la Seminci ha terminado, otra vez la gran fiesta del cine ha vuelto a Valladolid. De nuevo hemos podido oír en las calles aquello de la “Seminchi” que Paquita Salas dejó claro, hemos podido volver a pisar la alfombra que ahora es verde y no roja y hemos podido ver la cartelería distribuida pro la Calle Santiago que huía por el frío.

Tres días. En tres días se concentran los resultados de muchos meses de trabajo. En esos tres días casi 400 personas han pasado por la Sala Experimental del teatro Zorrilla y han disfrutado de nuestra propuesta Seminci Transmedia.

Este año quisimos ir más allá del cine expandido, dar otra vuelta de tuerca a ese cine que quiere escapar del formato bidimensional tradicional de una pantalla: y nos atrevimos con la Realidad Virtual y el Live Cinema.

 Fotografía de Juan Carlos Quindós

Fotografía de Juan Carlos Quindós

En primer lugar, la mesa de debate que abrió la sección Seminci Transmedia en torno al formato de la RV, situó la cuestión: un cine que se encuentra entre las limitaciones técnicas, económicas e incluso humanas, y un futuro completamente abierto para la experimentación y la generación de experiencias inmersivas que nos llevan hasta la realidad aumentada, el verdadero futuro.

Pero volvamos a la RV: ella engaña a nuestro cerebro y le propone otra realidad paralela a la física. Si el cerebro se percata del engaño, se produce un desequilibrio y se siente la sensación de vértigo. La RV te hackea el cerebro. Por eso las mentes más creativas aceptan mejor la RV. Frente a ellas, otras mentes más cómodas nos hacen plantearnos cual será el uso de la RV: ¿360º o tan sólo 180º? ¿Estamos dispuestas a ver cine 360º en nuestras casas? ¿Y a ponernos unas gafas incómodas más de media hora? Desde luego, mucho tiene aún que evolucionar el dispositivo para que la democratización de la herramienta llegue. Estas y otras cuestiones se vertieron en la mesa de debate en un apasionado diálogo entre Esther Pérez-Amat del Laboratorio de Innovación Audiovisual de RTVE, Roberto Romero de Greyskull Co. y antes de Future Lighthouse y Marcelo Santamaría de Xperiencia Virtual, con la moderación de Marta Álvarez.

 Fotografía de Juan Carlos Quindós

Fotografía de Juan Carlos Quindós

Cabe preguntarse, es más, cual es la relación entre el relato cinematográfico y el medio en que se muestra: ¿podremos contar cualquier cosa en RV? ¿De todo se puede hacer una narrativa Transmedia? ¿debemos decir que la RV afecta solo a lo más emocional, lo que más afecte nuestros sentidos? ¿Y qué hay de la posible manipulación política de los discursos con estos dispositivos? Como señaló Pérez-Amat: la historia, el relato, te demandarán el formato. Lo importante aquí es determinar el rol del usuario: cual será el que juegue en la historia y qué capacidad de acción tendrá… ¿será como en los libros de “Elige tu propia historia…”? No podemos olvidar que la RV está aún en una especie de limbo legal: no está normativizada, no sabemos cuales son sus límites: ¿qué cosas podrán afectar a nuestro cerebro vistas en “primera persona”? Mucho nos queda aún por descubrir.

En definitiva, podemos concluir que con el cine en RV nos encontramos aún en lo que se puede llamar “otra era Lumière”: estamos aún descubriendo la herramienta, estamos definiendo el código de las narrativas. Pasamos así del ver al experimentar y las interjecciones de asombro pueblan la sala tal y como poblaban aquellas barracas de feria en que se mostraron las primeras imágenes con movimiento. Y así lo demostraron algunos de los asistentes que acudieron a la sala a ver Melita, Bloodless, Primavera Rosa, The Sun Ladies, Beyond the Wall y Let this be a warning. Seis cortometrajes de lujo.

 Fotografía de Juan Carlos Quindós

Fotografía de Juan Carlos Quindós

Con el live cinema en esta edición, quedaron patentes las dos visiones respecto al medio que se dan en nuestro país: BROMO es un claro ejemplo de cómo la imagen de vídeo generativa puede producir interesantes resultados desde lo abstracto y el diseño gráfico refinado; mientras que Los Voluble son un ejemplo de remix, de hibridación, de montaje visual sucio que relee nuestro bagaje cultural. Ambas propuestas en cambio, comprometidas al tiempo que festivas, nos han permitido reflejar búsquedas paralelas con medios diversos combinando imagen y música electrónica.

Puedes leer cosas que han dicho de nosotras en Último Cero, Las que Habitan Castilla y León, Fluido Rosa en Radio 3 o Informauva, entre otras. Y ver más fotografías en nuestro Flickr.

 Fotografía de Juan Carlos Quindós

Fotografía de Juan Carlos Quindós

Podemos constatar que el público de Seminci Transmedia salió en todo momento de la sala interesado, satisfecho y/o con la cabeza llena de preguntas. Cualquier opción nos vale.

Gracias al público que llena las salas y da sentido a nuestro trabajo. Gracias a Seminci, un año más. A Xperiencia Virtual por su imprescindible patrocinio y paciencia. Al Teatro por las facilidades. Al grupo de azafatos y azafatas que nos acompañaron. A ponentes y artistas por el derroche. A la prensa que hace esto público. Y a todo el equipo del bit:LAV que se sumó y trabajó como una piña. Muchas personas hacen 3 días de resultados posibles. Gracias.

Larga vida a Seminci Transmedia.