Jornada sobre LiveCinema en la 59ª SEMINCI

El pasado 20 de Octubre tuvo lugar la Jornada sobre Live Cinema que bit:LAV había programado dentro de SEMINCI en el LAVA. El objetivo de la misma era la difusión y la reflexión sobre el audiovisual en directo, el Vjing y el Live Cinema como muestras de las nueva líneas de experimentación que se están practicando en las últimas décadas en el medio audiovisual.

RepresentaCorisco

La cita fue coordinada por Alberto Marcos de Birikú Sistema –coordinador del bit:LAV- en colaboración con Telenoika y Zemos98. Telenoika es un colectivo de personas interesadas en la experimentación audiovisual nacido en Barcelona en el año 2000, que tiene la expresa voluntad de compartir conocimientos y dar a conocer al gran público las innovaciones que se están produciendo en los lenguajes artísticos gracias a la democratización que supone la entrada en escena de las nuevas tecnologías. Zemos98 es una asociación de gestión cultural afincada en Sevilla centrada en la construcción de pensamiento crítico y en la deconstrucción de los mensajes de los mass-media. Juntos, seleccionaron a una serie de pensadores y artistas del audiovisual en vivo que realizaron cuatro ponencias que se cerraron con un debate con el público. La jornada se completó con el live Representa Corisco de Ricardo Cançado en la Sala Concha Velasco que culminó con un coloquio.

En primer lugar, los estudiosos César Ustarroz y Blanca Regina, impartieron sendas charlas de corte teórico, que buscaron afinar la concepción del vjing y del live cinema respectivamente. A continuación, los artistas Benito Jiménez de Zemos98 y Eloi Manduell del estudio Playmodes y de Telenoika, presentaron las actividades de cada colectivo y nos mostraron algunos proyectos de manera específica. Finalmente, Blai Mesa dirigió un debate en el que se contó también con la presencia de Omar Prole, también de Telenoika.

Ustarroz es autor de Teoría del Vjing, un libro centrado en la justificación teórica de esta práctica como actividad artística, por medio no sólo del recurso a autoridades de la teoría de los mass-media y del audiovisual experimental, sino también de la búsqueda de su genealogía artística. Para él, el vjing depende, a un nivel formal, directamente de las influencias de las vanguardias plásticas como el futurismo y cinematográficas como el Absolute Film, el cine expresionista ruso o la vanguardia audiovisual americana. Sin embargo, al provenir de la cultura de clubes ha visto cuestionada continuamente su legitimidad como propuesta artística e, incluso, emancipatoria.

Es un intento de aprehender la fisicidad de la imagen que se sirve del foundfootage (montaje de material cinematográfico encontrado) para reciclar el material visual y generar con él nuevos discursos. El vjing, como collage audiovisual producido en tiempo real, se constituye como acto político que cuestiona los discursos ideológicos.  No se sirve de elementos nuevos, de manera que no es una presentación, sino una re-presentación de los elementos que se ensamblan. Ese carácter de representación, ligada a lo escenográfico y a la acción, está además irremediablemente unido a su carácter performativo. El vjing busca así generar experiencias extáticas que ahonden en la autoexploración por medio de la experimentación.

Blanca Regina Pérez  es profesora especializada en vjing como actividad performativa en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y profesora visitante en CCW, Universidad de Artes de Londres. Para ella, el live cinema logra introducir la acción y la interacción en la creación cinematográfica y en esto reside su importancia: la improvisación es fundamental.

Una vez expuestas las características del vjing, Pérez se apresuró a especificar las particularidades del live cinema: perfectamente guionizado y narrativizado frente a la improvisación constante con foundfootage del vjing, como demuestra la pieza Transforma de Synken y Ost.

El live cinema tampoco se debe a esta era digital, sino que anteriormente se trabajaba con material analógico, lo que conllevaba toda una serie de complicaciones que con la digitalización se han solventado. En esta práctica destacó el trabajo de los pioneros The Lightsurgeons, resaltando las aportaciones de Zemos98 y de Telenoika, además de la comunidad Vj Spain.

Benito Jiménez describió Zemos98 como un festival de arte múltiple bajo licencias creative commons, en el que prima la remezcla y el objetivo es la apropiación de todo tipo de espacios por parte del ciudadano que se ha convertido en una especie de plataforma de difusión de cultura crítica. Así identificó la esencia del colectivo con la de la propia práctica del vjing. Para él, sus antecedentes están ya en los juegos de sombras de las cavernas, pasan por las vanguardias, Val del Omar, Nam June Paik, la psicodelia americana de los ‘70, el vídeo doméstico en VHS y llegan hasta los espectáculos de U2 en los ‘90. Resaltó la utilidad del trabajo coordinado con las filmotecas y la necesidad de tener muy en cuenta las limitaciones espaciales y técnicas antes de planificar las acciones.

A continuación nos presentó Eurovisions –acción de live cinema dentro del programa de residencias artísticas Remapping Europe-, parte de European Souvenirs: un proyecto de remix, de investigación artística de Doc Next Network con actividades basadas en la remezcla de los medios como un método para re-ver, re-investigar y re-considerar el imaginario de los núcleos migrantes en las sociedades europeas.

Finalmente, Eloi Manduell presentó los diferentes tipos de mapping como colonización del espacio público –Valla Transfuga-, como proyecciones en fachadas -555 Kubik- o sobre objetos, más cerrados a la exhibición museísticas tradicional. Básicamente, el mapping busca hacer que una superficie en 2D pase a tener una consistencia visual de 3D y para ello depende de la perspectiva del espectador. Hay mapping manual directo, analógico a partir de fotografías y digital a partir de escaneados 3D, que facilitan notablemente las intervenciones. Y los hay de dos tipos: unos se adaptan perfectamente a las superficies y generan ilusiones ópticas sobre las mismas y otras componen imágenes anamórficas, que dependen exclusivamente de la perspectiva del espectador para ser percibidas correctamente.

La mesa redonda destacó la dificultad para administrar el archivo visual, así como la actual falta de sumisión del vj al dj para ilustrar el sonido, con respecto a lo cual Jiménez mencionó el caso de Voluble: en el que vj y dj están perfectamente compenetrados. Se entiende pues la improvisación audiovisual como un arte total, que precisa de la performatividad tanto del espectador como del creador, que puede darse incluso por twitter de manera directa.

Sin embargo, a pesar de los avances, ni el sistema del arte, ni el musical, ni la escena teatral aceptan estas prácticas como suyas, de modo que aún están buscando sus espacios y tiempos de exhibición. Esta “ubicación” –no normativa- es necesaria para una mayor profesionalización, que no influya en la independencia del artista: la capitalización y la espectacularización excesiva del mapping no es el objetivo, sino más bien una posible intervención sociohistórica en el espacio público por la vía del audiovisual. Los festivales –como el caso de SEMINCI- deben hibridar y abrirse a las nuevas perspectivas sin tener en cuenta la siempre dificultosa vida de la experimentación plástica y sonora.

Video resumen de la Jornada