El último esfuerzo y clausura de Distrito 11

El último mes de trabajo ha sido una especie de sprint: la cercanía de la finalización del taller nos ha obligado a meter otra marcha al proyecto. Esto encarna diversas dificultades en sí mismo, que aparecen en todos los proyectos colectivos: por un lado el desgaste personal que supone trabajar a marchas forzadas y por otro la falta de intercambios y afectos debidos a las prisas suele hacer que el grupo se resienta. En el caso de Distrito 11 hemos de destacar que el ritmo de trabajo ha sido frenético pero organizado y que nos hemos podido ayudar entre todas, haciendo muchas horas extra, claro está. Es destacable la cohesión integración que se ha logrado con todos los miembros del grupo, que se han sentido queridos, cuidados y guiados.

Hoy por hoy podemos concluir que las principales dificultades para llevar a cabo este proyecto son tres: por un lado la falta de tiempo persistente en proyectos culturales a largo plazo que dificulta la tarea misma de mediación e interacción con comunidades , condición esta acompañada siempre de una cierta precariedad. Por otra parte, el grupo ha echado de menos en repetidas ocasiones un diálogo más fluido con la institución que habría facilitado el trabajo. Ya se sabe que la flexibilidad de los pequeños grupos de trabajo no es equiparable a la de grandes espacios culturales, si bien reflejamos aquí la petición de los y las participantes del grupo de trabajo. 

A pesar de ello no podemos sino manifestar la satisfacción del colectivo que ha logrado en tan sólo 3 meses recopilar un gran número de datos, documentos, afectos y todo tipo de información que puede encontrarse en la web ya disponible. 

Desde el grupo de trabajo hemos generado una plataforma web en WordPress de código abierto que incluye una línea de tiempo realizada con Knight lab y un mapa subjetivo de la zona con la herramienta libre Open Street Map .

La línea relata la historia de la zona sur de Valladolid en el último siglo, a partir de la construcción del edificio del Antiguo Matadero; hasta la actualidad. En ella hemos señalado hitos fundamentales en la urbanización del espacio, así como del movimiento vecinal o de momentos históricos de la ciudad que contextualizan el crecimiento de esta zona haya el boom inmobiliario y la desindustrialización de los años 90. Como complemento de ésta hemos esbozado el mapa de la zona que recopila espacios desaparecidos y actuales destacables de los recuerdos colectivos de habitantes y vecinas.

Para poder ilustrar ambas herramientas, en nuestra catalogación y estudio de espacios hemos generado 5 álbumes fotográficos en Flickr con imágenes del Archivo Municipal, archivos personales y de nueva producción. Así como hemos escaneado y compartido en issuu las publicaciones de los años 80 y 90 de la Asociación.

IMG_0687.jpg

En el proceso de la investigación, hemos ahondado en la historia más concreta de algunos elementos especiales como son el propio devenir del edificio y terreno del Matadero, la historia de la Asociación Vecinal y sus logros, y el origen del Barrio Cuatro de Marzo, archivados en una sección que hemos llamado Memoria Expandida.

Además hemos realizado 7 entrevistas a vecinas y profesionales de la zona, así como extrabajadores del Matadero y uno de los arquitectos que realizó la rehabilitación que pueden verse en Youtube.

Finalmente, se ha creado una pieza sonora realizada a partir de grabaciones de campo y compuesta como una amalgama de texturas recogidas en la zona, generando una especie de banda sonora del lugar accesible en soundcloud.

Todos los contenidos -excepto la documentación extraída del Archivo Municipal- está compartida con licencia Creative Commons by, pudiendo ser utilizada y reutilizada por todas, continuando con nuestra defensa de la cultura libre y abierta. Esperamos que lo disfrutéis, lo copiéis, lo remezcléis, lo compartáis y lo difundáis porque es VUESTRO. 

Desde la coordinación no podemos dejar de repetir lo agradecidas que estamos de haber podido vivir esta experiencia. Gracias Ana, Teresa, Tania, Joaquín, Héctor, Chucho y Raúl. Gracias también a todas las que habéis participado de un modo u otro de nuestro entusiasmo y trabajo. A Carlos, Silvia y Carmen de manera especial, pero también a Fede, Maria José, Arancha, Kike, Rubén, Carlos, Pablo, el otro Carlos, Javier y Eva. Gracias siempre a Vir, a Jaime, Júcar y Pedro que en la distancia nos inspiran y nos hacen sentir más acompañadas. 

Hemos aprendido mucho de y con todas vosotras en esta mediación.